Home / Opinión / Un Nobel ganado con sangre y lágrimas

Un Nobel ganado con sangre y lágrimas

Para Juan Manuel Santos, presidente de Colombia el Nobel de La Paz es el premio para aquellas millones de víctimas que sufrieron los embates de la atrocidad de la guerra durante más de cincuenta años. Ya BASTA de tanto derramamiento de sangre en forma inútil, de tantos inocentes caídos en una guerra que solo dejó dolor y desolación y el inmenso dolor entre aquellos colombianos que por más que pasen los años no sanarán completamente sus heridas.
Al menos con este reconocimiento universal, como es el Premio Nobel de la Paz, que será entregado al Presidente Santos el próximo 10 de diciembre en Oslo, Noruega y quien lo recibirá a nombre esas víctimas de la guerra, estás se sentirán reivindicadas y pueda ser que aunque sea parte de ese millón de dólares que recibirá el Presidente Santos sea resarcido en beneficio de los verdaderos dolientes de esa inútil guerra, ya sea en mejoras para sus poblaciones o en cualquier otra forma.
Gracias a Dios, primero por hacer justicia y aunque algunos ni siquiera lo hayan tenido en cuenta Dios está  presente en nuestras vidas y en especial en este caso tan doloroso para la historia de Colombia, pero que poco a poco él nos ayudará a sanar esas profundas heridas que ha dejado la guerra entre colombianos.
A pesar de que hay voces negativas en torno a que si Santos merecería o no este Premio, es un bálsamo para nuestro pueblo, para nuestra nación y en horabuena sea recibido con beneplácito como hermanos por todos los colombianos.
Tengamos en cuenta que el reconocimiento sobre este premio para Colombia es Universal, no seamos egoístas, ni ruines, vamos a darnos entonces una nueva oportunidad, como hermanos colombianos, ya la guerrilla pagará sus atrocidades ante el máximo juez, DIOS, ante quien ninguno de nosotros escapará, así que es hora de reconciliarnos aquí en la tierra y apoyemos al Presidente Santos, vamos a darle nuestro espaldarazo y sintamos este Nobel como nuestro, en Paz y en armonía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *